18.4.06

Losing My Religion

Life is bigger
It's bigger than you
And you are not me

Los más avispados se habrán dado cuenta, es una canción de REM. Aunque he estado en un concierto de REM en Granada, nunca he sido demasiado devoto de este grupo. Pero curiosamente esta mañana me encontraba sediento de esta canción, así que hice lo que suelo hacer, escucharla con la letra por delante. Cuando me disponía a buscar la letra, me encuentro con esta página. Lo que me llamó la atención es la descripción: grupo de ex-cristianos que ayudan a cristianos a dejar la religión.
That's me in the corner
That's me in the spotlight
Losing my religion
Trying to keep up with you
And I don't know if
I can do it
Oh no I've said too much
I haven't said enough
Quizás en este grupo debería encontrarme yo: sí soy un excristiano (los que me conozcan de confirmación se sorprenderan por ser ateo, y los que me conozcan como ateos se sorprenderán de que tenga un pasado cristiano, pero ya era hora de salir del armario, o de la sacristía).
Every whisper
Of every waking hour I'm
Choosing my confessions
Trying to keep an eye on you
Like a hurt lost and blinded fool
Oh no I've said too much
I set it up
No quiero hacer una apología descortés del ateismo, ya que creo que para quien tenga fé, a parte de sentirse incómodo, es irreductible en este sentido, ya ciertamente la fe le da fuerzas. Tan sólo quiero reclamar el derecho a elección. Decía Descartes que no importaba que estuvieras equivocado, mientras estuvieras convencido.
Tendemos a confundir con demasiada facilidad espiritualidad con religión, creencia con dogma... y hay que saber diferenciarlos.
Aborrezco los Dogmas, porque suponen una alteración de la realidad, una cruel falacia embustera y mentirosa. El creer, o sentir, no debe de ser ni condicionado ni impuesto. Más bien ha de nacer libre de la conciencia de cada uno, fruto de su forma de ser y de su experiencia vital. Por ello hay que tener cuidado con lo que nos dicen las religiones, nos imponen un pack inseparable de creencias. Ocurre un efecto yogur, compras un pack indivisible, y siempre tienes que tragarte uno de un sabor que aborreces (odio el yogur de macedonia, por ejemplo)
Enraizado con esto, la religión tiene la tediosa manía de imponer una moral. A diferencia de la ética (que es lo que cada uno considera bueno o malo) la moral nos viene impuesta por los demás, por ejemplo, la religión. Cuando la Religión habla de conductas nefastas para la sociedad, no deberia extrapolarlo al resto de la humanidad.
Espero poder profundizar en este tema de las religiones más adelante, de momento os digo:
"seais lo que seais, procurad ser vosotros mismos"